El contacto de la piel.

Hemos perdido la costumbre de tocarnos.

En esta semana una amiga me rozó una pierna,

se me erizó la piel

y la aparté inconscientemente.

Hoy he tocado a una amiga

por error

en un brazo.

Me he disculpado.

Una amiga de mi hijo

vino a casa.

Como parte de nuestro

círculo familiar.

Me abrazó.

Y ambas fuimos felices.

La sombra volvió cuando

les tuve q explicar que eso no

se podía

volver a hacer de momento.

Los niños están notando

la falta de contacto.

Yo no creo que pierdan

las ganas.

Como no las perderemos nosotros.

Volveremos algún día a ser los mismos.

A tocarnos y que nos siente bien.

Que no haya miedo

ni disculpas.

Que haya normalidad y punto.

Porque lo de la nueva normalidad

a la que nos estamos adaptando

ni es normalidad.

Ni es.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑