Niebla

Fueron felices en aquella casita del fondo. En una época remota tuvieron vecinos.Fue al principio, cuando se casaron.Pero unos años más tarde se marcharon los de la casita grande, un matrimonio cuyos hijos mayores que preferían vivir en la ciudad.Unos pocos años después, se quedaron solos. Tampoco la pareja joven con un firme proyecto de... Leer más →

FRAGMENTO DE ARREBOL

—Teniente Sanahuja. Oigo una voz profunda que no reconozco al otro lado del teléfono. Miro la pantalla de la BlackBerry. Número oculto.—¿Sí?—Mi teniente, soy el cabo López, ordena el coronel Nadal que la llame.—Sí, sí, dígame. Me siento en la cama aguantando el móvil con una mano; la otra, apoyada sobre la almohada. Tengo los... Leer más →

Caperucita

Estoy escondida tras ese árbol central. -Un, dos, tres...- oigo contar al lobo- cuatro, cinco, seis. Me asomo con cuidado, apenas lo justo para verlo antes de que se dé la vuelta. Tiene la cara del profesor de matemáticas, de la de dibujo, de la de gimnasia. Apenas imperceptible, su rostro cambia de uno a... Leer más →

Amapolas y trigo verde

Una amapola roja.Muchas.Una espiga de trigoentre una multitud.Vuelvo a mi origen.Contemplo a ras de suelo, constato la amplitud de lo que queda sobre la línea que marca el horizonte.Todo lo que puedes poseer. Todo lo que puedes ser.Tomar lo necesario para reconstruir un almaquebrada.Para luchar.Para seguir.Para detenermesi es preciso.Pequeños momentos que completan y alimentan.Unas amapolas... Leer más →

Tulipanes morados.

Me fijé en la escarcha que soportaban las hojas de las plantas que enmarcaban la linde del camino. —¿No crees que lo deberías pensar un poco más? —cuestionó Zaida, mi hermana mayor, mientras cambiaba mi foco de atención a sus ojos marrones, escondidos por su frente agachada. —No sé, yo creía haberlo pensado bien. —Insisto,... Leer más →

Si esto sale mal, va a doler.

Relato corto.Sucedió durante un concurso infantil en el que ambos éramos jueces.Durante los días anteriores a la final algo nació entre nosotros.Miradas, sonrisas cómplices...Yo me lo intentaba negar, quizá por la diferencia de edad que había entre nosotros. Quizá no. Por eso. Yo 42, el 25.Intentaba evitarlo, pero a veces lo inevitable es un huracán... Leer más →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑